PAVIMENTO DE MADERA: IMITADO, NO SUPERADO. SUS VENTAJAS

PAVIMENTO DE MADERA: IMITADO, NO SUPERADO. SUS VENTAJAS.

(José Luis Ávila. Gerente de la FEPM)

El objeto de este artículo no es desmerecer y mucho menos desprestigiar a los pavimentos que no son de madera. El objeto de este artículo, es poner de relieve las ventajas de la madera en general y del pavimento de madera en particular que pueden ser imitados pero no superados como producto natural por más que se intente.


 ¿Se imagina usted a un coleccionista con experiencia o uno nuevo adquiriendo en una subasta de cuadros de la prestigiosa casa Sotheby’s una imitación de una obra de un insigne pintor  a un precio superior al original? Es más, ¿Se imagina usted a los expertos Sotheby’s asesorando a sus inversores de las ventajas que incluyan en su colección de una imitación en lugar del original por muy parecido que fuera el mismo? Y, lo que es más importante, ¿ Se imagina usted a Sotheby’s subastando una imitación de un cuadro original ensalzando sus cualidades y desmereciendo al original? La respuesta a todas ellas es que no, ni tan siquiera lo subastarían y mucho menos le denominarían como si del original se tratara. Esto es lo que sucede con la mayoría de los fabricantes o distribuidores de los pavimentos que para venderlos no dudan en denominarlos parquet cerámico, parquet laminado o parquet sintético. ¿Por qué no utilizan solo el término cerámico, laminado o sintético? Muy sencillo, no lo hacen porque usted ya los conoce pero va acompañado del término parquet le da una sensación de que es un producto de madera cuando no lo es.
 

Permítanme la expresión tradicional que “no les den gato por liebre”. No se dejen engatusar por una publicidad tendenciosa y en la mayoría de los casos, por no decir siempre, engañosa.


Siguiendo parafraseando a John Lennon ¿se imagina usted que los responsables del mantenimiento del Palacio de Versalles, el Museo Hermitage de San Petersburgo, La Biblioteca Nacional de Madrid, el Auditorio de Bilbao, el Palacio de la Opera de París  o cualquier otro palacio, museo o grandes edificios centenarios que tiene colocado desde sus inicios un maravilloso pavimento de madera o parquet, lo sustituyeran para colocar encima un laminado un producto vinílico o cualquiera otro. ¿Verdad qué no?


Me gustaría se informase de cuantas personas tienen la fortuna de los visitarlos, de contemplar los tesoros que poseen dentro, de emocionarse con la música .. Se sorprenderían –les recomiendo que hagan una visita virtual y se fije en lo espléndidos suelos de madera que atesoran-. Son miles al día y cientos de miles, por no exagerar, al final del año quienes lo hacen y caminan sobre esos hermosos suelos de madera trabajados en su mayoría artesanalmente. Luego dirán que la madera no sirve para aquellos edificios a los que acuden mucha gente: restaurantes, comercios etc..


Son obras irrepetibles que nos llaman poderosamente la atención por su indiscutible belleza, por su calidez, por su sonido natural cuando la pisamos. Nos apetece descalzarnos y pisarlos con nuestros desnudos pies para sentir que estamos en plena naturaleza rodeado de arte: arquitectónico, literario, musical, pictórico etc., y dónde la madera se mimetiza con ellos, es parte de esa obra de arte formando un todo armónico.


Escuchará usted que “el parquet cerámico ofrece toda una serie de ventajas frente al tradicional parquet de madera, sin perder el aspecto cálido y acogedor de este”. Le propongo una prueba, descálcese y pruebe, en verano o invierno, que sensación siente al cabo de cinco minutos y después pruebe a tumbarse durante ese mismo tiempo en ese pavimento cerámico. ¿Verdad que siente frío? Ya no le parece tan cálido ni acogedor. Ahora pruebe esas mismas sensaciones sobre un pavimento de madera y comprobará la calidez y acogedor que es la madera.
 
Le dirán que es un material idóneo para zonas húmedas como cuartos de baño, le sugiero que prueba a colocar en el suyo una madera de exterior –en muchos hoteles ya están presentes en todos los cuartos de baño incluso bajo la ducha- y comprobará lo confortable que es pisar con los pies mojados en la madera. Haga lo mismo con la cerámica comprobará que no es lo mismo.


Todos estos productos de imitación dicen que reproducen las texturas y acabados de la madera, y que es difícil diferenciar la imitación de la realidad. Ya lo hemos sentido descalzos, ahora cierre los ojos, y acaricie con sus manos una madera natural y un pavimento cerámico o un laminado. Huélalos. Siéntalos. No necesitará ser un experto en pavimentos de madera para decantarse por cual es el original y cual el imitador.


 ¿Ha comprobado como realza la belleza de un jardín o de una piscina la madera?
Ha visto un partido de la NBA O DE LA ACB, seguro que se ha fijado en el pavimento sobre el que se juegan los partidos. Efectivamente, lo ha adivinado, es parquet o pavimento de madera. A que no se imagina jugando sobre otro producto. Podrían dañar a los jugadores y ya sabemos lo que valen no solo deportivamente.


No se deje engañar tampoco por la resistencia, durabilidad y facilidad de limpieza de los productos de cerámica, laminados, sintéticos o vinílicos. Actualmente las maderas están protegidas por barnices y otros productos destinados a la protección de la madera a través de procesos de impregnación como los procesos de impregnación profunda por autoclave vacío y presión se obtienen unos niveles de penetración suficientes, que conservan las propiedades de la madera, pudiendo renovarse, con un simple proceso de mantenimiento, es más, la hacen más resistente a las caídas de objetos, a arañazos y , más dura y su limpieza no requiere más que la de los otros productos que la imitan. Eso sí, también facilita el ahorro del consumo de agua. No lo necesita. También tiene una gran reacción al fuego.


 No es un producto de inspiración natural, ES UN PRODUCTO NATURAL que con el transcurso del tiempo envejece de forma noble y bella, que permite que sea lijado y barnizado para prolongar su ciclo de vida y volver a renacer como si lo hubieran colocado el día anterior. Se habla como si fuera una desventaja cuando en realidad es toda una ventaja. Qué material puede decir lo mismo, desde luego el cerámico, el laminado y el vinílico no. Tiene otras cualidades pero no ésta.


Además ahora ya no es necesario abandonar la vivienda mientras se lija y se barniza, los barnices de última generación –barnices al agua, aceite etc.-, son materiales que no huelen,  tiene un bajo impacto medio ambiental al emitir al aire una ínfima cantidad de compuestos orgánicos volátiles que dan seguridad también a las personas que habitan a vivienda, además de,  reforzar la seguridad frente al fuego y las actuales maquinas de lijado trabajan sin levantar polvo.  Otra ventaja es que lijar y barnizar crea puestos de trabajo.


A mayor abundamiento, la madera es un recurso natural, abundante y renovable y su utilización es beneficiosa para la naturaleza al ser un material ecológico. El carácter medioambiental de la madera es superior al de otros materiales del sector de la construcción dado que requiere un menor gasto energético en su producción, es natural, biodegradable, reciclable, aislante y no tóxica. Su resistencia, dureza, manejabilidad, propiedades físicas y mecánicas, así como sus posibilidades decorativas, la convierten en un producto ideal para la ejecución de proyectos arquitectónicos vanguardistas.


 La madera en una vivienda regulariza la humedad del medio interior, presenta una buena absorción de las ondas acústicas, lo que se traduce en una reducción de la reverberación de las ondas sonoras y en una mejora del confort acústico interno de los edificios, y reduce el consumo de energía, al moderar las fluctuaciones térmicas del interior. La madera es un material sano y agradable que contribuye a frenar el calentamiento global, ya que reduce las necesidades de consumo energético de las viviendas.


 Un mayor uso de productos de madera, proveniente de una gestión forestal sostenible estimula la expansión de este tipo de bosques y reduce las emisiones de gases de efecto invernadero, y por tanto desempeña un papel importantísimo en la lucha contra el cambio climático.


La madera necesita menos energía y produce menos impactos ambientales a lo largo de todo el ciclo de vida del producto; es el único material que reduce  las emisiones de CO2 a la atmósfera. Según el Centro Nacional de Desarrollo de la Madera de Francia (CNDM) un m3 de madera empleada en la edificación significa la retirada de 1,6 toneladas de CO2 de la atmósfera (por sí misma almacena 1 tonelada, el resto viene del efecto sustitutorio de otros materiales emisores).


Hay grandes especialistas que  han ofrecido una amplia visión de los beneficios del uso de la madera dentro del concepto de una arquitectura más respetuosa con el medio ambiente, convirtiendo la madera, como el material idóneo para una arquitectura sostenible y destacando como principales valores de la madera en el marco de un desarrollo sostenible su innovación, belleza estética y creatividad, puesto que se trata de un recurso natural, renovable, reciclable al cien por cien, confortable, y que consume menos energía y contamina menos.


Deberían bastar estos argumentos para utilizar la madera, además, antes se transmitía una leyenda con relación a la utilización de los pavimentos de madera con los sistemas radiantes de calefacción y refrigeración diciendo que no eran compatibles, que no se podían utilizar, sin embargo la realidad es otra:


La conductividad térmica es el argumento más comúnmente utilizado para crear la falsa idea de la incompatibilidad de los pavimentos de madera con los sistemas de calefacción/refrigeración radiante, cuando lo cierto es que la madera esta dentro de los materiales considerados como de conductividad térmica media, al igual que la mayoría de los materiales utilizados en construcción exceptuando los metales.


En comparativa de valores de conductividad térmica diremos que la madera tienen un menor valor de conductividad térmica comparada con algunos pavimentos cerámicos, no todos, por ello es falsa la idea de que cualquier pavimentos pétreo o cerámico es más apropiado para la conducción de calor.


También hemos de tener en cuenta otras cualidades como es la capacidad calórica o calor especifico. En este caso la madera vuelve a encuadrarse en el grupo de la mayoría de los materiales utilizados en construcción con valores de entre 500 y 1000 Kcal/m3ºC.


 Las normas internacionales consideran como aislantes aquellos productos cuya conductividad térmica es inferior a 0,06W/(m.K) y simultáneamente su  resistencia térmica es superior a 0,5m2.K/W. De la misma forma las normas internacionales limitan la resistencia térmica de los pavimentos de madera a 0,15 ó 0,17 m2.K/W.
Un pavimento de madera aun en el supuesto menos favorable de instalación, deberá tiene un valor de resistencia térmica como el que hemos citado (0,15 m2.K/W) muy inferior al 0,5 m2.K/W para ser considerado como aislante, que evidencia la teoría errónea o, en la mayoría de los caos interesada, de afirmar que la madera es incompatible con sistemas calefacción/refrigeración radiante. Pero si aún quedara alguna duda al respecto aconsejamos la lectura del libro editado por la FEPM “Pavimentos de madera con sistemas radiantes de calefacción y refrigeración”, Autor: D. Juan Urbiztondo Arauzo.


Este tipo de discusiones hace ya muchos años que han sido desterradas en otros países de la CE y especialmente en los países nórdicos donde  lo habitual es encontrar pavimentos de madera con sistemas de calefacción radiante, por su calidez, confort y porque la madera tiene una inercia térmica muy baja, frente a otro tipo de pavimentos que ofrecen más resistencia al cambio de temperaturas. Hay alguien que ponga en duda esta afirmación.


Para concluir nuestras argumentaciones consideramos que esta falsa incompatibilidad esta mas basada en razones comerciales que en estudios científicos que solo pretenden confundir al consumidor. Los pavimentos, una vez instalados forman parte del conjunto emisor y no es lógico considerar las pérdidas de transmisión a través del mismo.

Otra cuestión es que el emisor, en los sistemas de calefacción por suelo sea eficiente o no lo sea, y esta debería de ser la razón para valorar las diferentes combinaciones de materiales y sistemas de instalación de los mismos.


Lo dicho, deberían bastar estos argumentos para utilizar la madera, pero el consumidor es libre de elegir el producto que más le guste o le considere más apropiado a sus necesidades, pero sin engaños ni tapujos atendiendo a sus  características técnicas y calidades, pero en ningún caso a costa de las bondades de otros productos.


Para concluir solo nos resta concretar la definición de parquet que nos la facilita la norma europea UNE-EN-13756 “Suelos de Madera. Terminología” que denomina parquet ó parqué  al “revestimiento de suelo de madera con una capa superior de grosor de 2,5mm mínimo antes de su colocación”.


Los propagadores de medias verdades.
 Con muy poco esfuerzo no hay mes que no encontremos en panfletos publicitarios, artículos con fines comerciales, publicaciones poco informadas y en otras ocasiones en burdos ensayos de seudoespecialistas frases y terminologías como las siguientes:
    ▪    “El parquet cerámico ofrece toda una seria de ventajas frente al parquet tradicional de madera”.
    ▪    “Ofrecemos parquet laminado de alta calidad y de imitaciones de autenticas maderas exclusivas”.
    ▪    “La madera tecnológica  representa una inteligente y sostenible alternativa. Contribuye a reducir la tala de nuestros bosques porque se obtiene a partir de madera reciclada.”


Tomando como punto de partida estas frases y con el fin de poner las cosas claras podríamos caer en la tentación de  enumerar los gases nocivos liberados a la atmósfera por tal o cual industria de suelos, nombrar los casos de contaminaciones de aguas de ríos por los vertidos de tal o cual industria de pavimentos o bien analizar la procedencia de los componentes  de la alternativa sostenible e inteligente que otros nos proponen.

Pienso que no se trata de eso ya que de entrada la industria de transformación de la madera tiene desde hace muchos años ganado este apartado al demostrarse que los suelos de madera  son los menos contaminantes porque en su apeo, corte y mecanización no necesita del uso de compuestos químicos, metales u otros dopantes que pudieran generar residuos de tipo toxico o que necesiten tratamientos de filtrado, almacenamiento y destrucción para evitar contaminación del medio ambiente. Es mas, los desechos de la transformación son utilizados en un porcentaje cercano al 100% para otras industrias, entre ellas las del pavimento laminado y compuestos de wpc.


 Si nos centramos en los barnices usados para la terminación de los suelos de  parquet  nos encontraremos con que son de  los productos mas regulados en cuanto a la emisión de compuestos orgánicos volátiles COVS. Con directrices como la 2004/42 CE del parlamento europeo, adoptado por todas los países de la CE. En cuanto a la procedencia de la madera el sector de parquet cuenta con certificaciones forestales que cuidan de la aplicación de practicas sostenibles en las masas forestales y además esta regulado también por legislación en materia de cadena de custodia que permite asegurar la procedencia de la materia prima y garantiza que el parquet procede de un bosque gestionadoMuchas son las voces encontradas en los mencionados panfletos comerciales de otros suelos que intentan poner en evidencia la utilización por medios sostenibles y con regulación de procedencia de la madera usada en los suelos de parquet, intentan identificar como negativos los conocidos comportamientos de la madera como materia natural y el fin perseguido es  realzar las cualidades de un producto que en la búsqueda de una identidad propia necesita de la comparativa engañosa con materiales que como la madera transmiten tantas buenas sensaciones.


En el mismo orden de ideas nos encontramos con artículos en los que se dan instrucciones para colocar pavimentos de diferente naturaleza encima de un suelo de  parquet, asegurando que la labor es fácil y “sin obras”.


En algunos casos es posible que las obras sean muy limitadas, en otros las obras serán al menos las mismas que las resultantes de sustituir un suelo de parquet por otro.Enumeran en estos artículos varios tipos de pavimentos para colocar encima y se olvidan por ejemplo de un nuevo suelo de parquet multicapa que también podría ser instalado en las mismas condiciones.


Nos avisan eso sí de que los pavimentos que recomiendan para colocar encima no son de madera noble pero que reúnen todas las ventajas de aquella, nos previenen de la imposibilidad de poder renovarse por medio de lijado, cosa que entendemos porque como ellos bien repiten no son de madera.


De la misma forma nos comentan que algunos pavimentos no pueden colocarse encima de un suelo de parquet al no ser la madera un material estable.


Podrían aclarar que lo menos estable en el supuesto es la chapuza que supone colocar un micro-cemento encima de un suelo de madera ya existente.


Sorprende también que los autores de los citados artículos sean los responsables de producto de empresas de comercialización que tienen en su catálogo suelos de parquet que en las exposiciones están muy próximos a los pavimentos que promocionan como sustitutos.


Lejos de estos “propagadores de medias verdades” se encuentran los fabricantes y asociaciones de productores de diferentes tipos de pavimentos, que como profesionales con una formación contrastada desarrollan productos con cualidades adecuadas al uso previsto de sus productos.


Estos como decimos no centran sus esfuerzos en aupar sus fabricados por medio de la deleznable práctica de la publicidad engañosa sino que se esfuerzan por dotar de identidad propia sus suelos y conseguir introducir una alternativa más en el mercado de los pavimentos.Por todos los consumidores son conocidas las sensaciones de relación con la naturaleza,  confort térmico y atractivo visual entre otras.


También todos sabemos que una vivienda con suelo de parquet trasmite un especial ambiente de hogar y además tenemos pruebas de la impresionante capacidad  de combinación de los suelos de parquet con metales, vidrio y piedra. En muchas ocasiones consiguen un deleite para los sentidos que hacen de nuestras  viviendas el lugar más deseado para el descanso y la relación con nuestros seres queridos.


Aclaramos una vez más que solo se puede denominar parquet al pavimento de madera, admitiéndose productos de madera maciza o multicapa y que además en su capa superior cuente con un mínimo de 2,5mm de grosor.
No existen por tanto y por más que insistan en sus engañosas publicidades ni el “parquet cerámico”, “parquet laminado”, “parquet sintético” así como tampoco existe la “madera tecnológica” que ya contiene en su nombre un difuso significado.


Para justificar porque estos productos de WPC no pueden tomar el nombre de madera, daremos su definición:La matriz de los elementos de microcomposite está compuesta por poliolefina termoplástica (plástico) que junto con fibras naturales de madera, cascaras de arroz, productos con contenido de celulosas y derivados procedentes de reciclaje forman una pasta moldeable.


El producto incluye también los aditivos y agentes de procesamiento tales como colorantes, cargas, compatibilizantes, agentes de deslizamiento y estabilizadores UV.Unas preguntas nos rondan como final de este articulo y son las siguientes:


¿Por qué se intenta comparar un pavimento de naturaleza conocida con otro de madera cuando lo único que tienen en común es la imitación del aspecto visual del primero con respecto al segundo?


¿Por qué si tantos inconvenientes parece tener el pavimento de madera persisten en su intención de dar lo que coloquialmente se llama “gato por liebre”?.


Bienvenidos sean todos aquellos que honestamente desarrollan, comercializan y publicitan sus productos con el fin de dar soluciones a los consumidores y a cambio obtener un sitio en el mercado de los pavimentos.


No merecen el mismo trato aquellos que vilmente apoyan sus argumentos en mentiras, identificaciones intencionadamente  confusas o comparativas de “peras con pollos”, normalmente desconocedores de los productos que comercializan, inventores de símiles imposibles e ignorantes de los resultados negativos que ello genera para los pavimentos que intentan publicitar.


Sirva esta como respuesta a los “propagadores de medias verdades” de este mes, en la seguridad de que no pasara mucho tiempo en  que nos veremos en las mismas, pero con la confianza que nos da el llamar a las cosas por su nombre y poner todo nuestro empeño en defender el que para nosotros es el más noble de los pavimentos naturales sin necesidad de denostar o criticar a otros tipos de pavimentos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su navegación para mejorar nuestros servicios y para ofrecerte una mejor experiencia online. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso o bien conocer cómo cambiar la configuración, en política de cookies.